FIICV

De todo con niños

La tecnología para niños

Nos orgullece documentar todos los hitos de nuestros hijos, desde la primera palabra hasta el primer día de colegio. Antes utilizábamos las cámaras de fotos, pero ahora con los smartphones, los iPads o las cámaras deportivas no se nos escapa nada.

Nuestros hijos están rodeados de toda esta tecnología, y cada vez aprenden a utilizarla antes. Pero, ¿cuando es conveniente comprarle a los niños todos estos aparatos?

La tecnología para niños

Realmente no una edad concreta para permitir a nuestros hijos que se sumerjan en este mar digital, pero si prestamos atención, podemos decidir lo que es más conveniente para ellos, pues la realidad es que la tecnología esta aquí, nos guste o no.

Cuando éramos niños, le pedíamos a nuestros padres que nos compraran un ordenador o un teléfono móvil, pero era una época totalmente distinta a esta. Mientras que la tecnología empezaba a vivir en nuestro mundo, ahora vivimos en un mundo de tecnología.

Aproximadamente una cuarta parte de todos los niños entre 4 y 6 años utilizan el ordenador durante al menos 50 minutos al día. Los niños de hoy están rodeados de medios digitales. En promedio en cada casa, hay 11 dispositivos electrónicos a su alcance.

Y aunque los medios de comunicación meten miedo con el ciberbullying o el sexting, hay muchos beneficios que los niños pueden aprovechar con esta cantidad de tecnología. Tienen la capacidad de buscar respuestas a cualquier pregunta que se hagan, y esto abre la mente a una extensión casi infinita de conocimiento.

Por eso, esta guía te ayudará a estar mejor preparado cuando tu hijo quiera sumergirse en la tecnología.

De 0 a 12 meses pueden aprender la causa y efecto con los juguetes electrónicos, los sonajeros modernos. Además de la causa y efecto, puede desarrollar habilidades de manipulación con las manos. Si el niño tiene 9 meses o más tiene que tener tantos juguetes activos como pasivos. Los juguetes pasivos son los que se encienden con solo pulsar un botón, como Lego wedo, y los juguetes activos (bloques, bolas, etc.) requieren la interacción y la participación de él, lo cual fomenta su habilidad motora.

No hay ninguna evidencia concluyente sobre el impacto del uso de smartphones en niños pequeños. Pero los teléfonos emiten campos electromagnéticos, y los cráneos en desarrollo de los niños son más delgados que los de los adultos. Si llamas a la abuela, deja que se ponga al auricular, pero si le vas a dar el teléfono como una distracción, es mejor ponerlo en modo avión.

De 1 a 3 años pueden utilizar la televisión (con moderación) como una forma para aprender. Los programas educativos como Dora la Exploradora, Bubble Guppies o Barrio Sésamo, en edades comprendidas entre 6 y 30 meses pueden acelerar el lenguaje. En cambio, la televisión general (incluidos los programas adultos) se asocian con un vocabulario reducido. La televisión no es mala, solo hay que controlar la cantidad de tiempo que pasan mirándola.

De 3 a 6 años puede utilizar el iPad como una plataforma para la coordinación, una habilidad que servirá al niño en el futuro para desde escribir legiblemente en la escuela, hasta practicar deportes. Pero, es la variedad de aplicaciones que hay en la tableta la que hace al iPad una valiosa alternativa a otros medios de comunicación. Estas aplicaciones proporcionan un nivel mucho más beneficioso de compromiso que la TV.

Además, pueden proporcionar una experiencia y una habilidad que otros niños no tengan, puesto que cada vez están jugando un papel más importante en la educación. Pero no podemos olvidar que Internet tiene innumerables callejones oscuros, y no deseamos que los niños tropiecen con ellos. La clave aquí es la supervisión.